¡Hola familias!

Esta semana os traemos 3 recetas ideales para hacer y comer con los peques.

Las 3 recetas son muy sencillas y versátiles, porque queremos involucrar a los peques no solo en el momento de comer, sino también en la preparación. Preparando las recetas con ellos estamos fomentando:

La autonomía: les damos responsabilidad para que hagan actividades por ellos mismos, sin nuestra ayuda directa. Además, les sube muchísimo la autoestima al ver que su trabajo forma parte de lo que van a comer.

Hábitos de alimentación saludables: manipulan alimentos que a veces no son atractivos para ellos como las frutas o verduras. Al familiarizarse con ellos les será más natural aceptarlos diariamente en sus comidas.

La psicomotricidad: al manipular, cortar o trasladar los alimentos de un recipiente a otro desarrollan su psicomotricidad fina.

La curiosidad: incorporando nuevos alimentos a través de las recetas conocerán nuevos olores, sabores y texturas.

Está demostrado científicamente que incorporar nuevas palabras en su vocabulario a diario les ayuda de forma notable a leer con mayor fluidez, podéis consultar el post sobre la importancia del vocabulario para mejorar la lectura.

La mejor forma para que aprendan vocabulario sobre nuevos alimentos, es introducirlos de distintas formas: con las recetas, haciendo la compra y jugando a formar palabras y frases con ellos, en la app con las temáticas de “Comida” y “El huerto”.

Esperamos que disfrutéis mucho preparando (¡y comiendo!) junto a vuestros peques estas 3 recetas:


Barritas de cereales

Barritas de cereales caseras con chocolate

Conocemos la preferencia de los peques hacia todo lo que lleve chocolate 🙂 Esta receta os va a permitir darle una buena dosis de energía con productos muy saludables, y además, tiene un formato perfecto para llevar a cualquier lado.

Ingredientes:

  • 225gr. de copos de avena
  • 50gr. de arroz inflado
  • 90gr. de mantequilla o margarina
  • 90gr. de miel
  • 100gr. de pepitas de chocolate
  • 2 cucharadas de pipas peladas
  • Una pizca de canela

Hacer las barritas es muy sencillo:

Primero, tenemos que mezclar los elementos secos. Esta es la parte de la receta que le encantará hacer a tu peque.
Si hemos comprado tortitas de arroz inflado, primero las tenemos partir, con las manos, en trozos más pequeños.
Ponemos el arroz inflado en un bol y añadimos los copos de avena y la pizca de canela.

Mientras el peque se lo pasa genial mezclando los ingredientes del bol, nosotros en una cazuela grande derretimos la mantequilla y añadimos la miel. Lo removemos hasta que quede una mezcla homogénea.

Vertemos los ingredientes secos del bol en la cazuela y removemos hasta tener una masa pegajosa.

Untamos un molde rectangular con mantequilla, o lo forramos con papel de horno, y ponemos la mezcla dentro. Ahora añadimos las pepitas de chocolate por encima. Con una espátula presionamos para que quede compacto.

Esperamos 5 o 10 minutos a que se enfríe un poco y con un cuchillo cortamos la masa para hacer las barritas. Así tendrán el tamaño ideal para nosotros, y el peque.

Cuando estén cortadas, las tenemos que dejar enfriar del todo… ¡y listas!

La mejor forma de guardarlas es envolverlas en papel de horno y ponerlas en un tarro con cierre hermético. ¡Quedarán crujientes y listas para comer en cualquier momento!


Yogurt

Yogurt con frutas y… ¡lo que más os guste!

Vamos a coger este desayuno o merienda y le vamos a dar la vuelta para que los peques nunca se cansen de tomarlo. Para hacerlo no hay una receta rígida, sino que vamos a combinar diferentes elementos para que sea una opción muy versátil.

Los 4 elementos principales son:

Yogurt:
Hay muchísimos tipos de yogurt en el mercado: natural, azucarado, griego, con leche de cabra, de soja… Elegir diferentes yogures cambia totalmente la receta cada vez que la hacemos.

Frutas:
Lo mejor es escoger la fruta de temporada. Los peques nos pueden ayudar a prepararla, siendo los responsables de cortarla (con un cuchillo especial para niños) en trocitos pequeños.

Semillas o frutos secos:
Nos darán un toque crujiente que contrasta con el yogurt. Podemos ir variando los frutos secos e incorporar las semillas, así aprenden nuevos ingredientes.

Extras:
Dependiendo de los gustos de cada peque podemos añadir un extra a la mezcla: mermelada casera, una crema de chocolate… cada uno sabe qué es lo que más le gusta a su peque 🙂 Así con una pequeña cantidad les hacemos muy felices mientras comen un yogurt muy saludable.

En el montaje y presentación del plato nos pueden ayudar los peques. Vamos a servir la receta en unos vasitos transparentes, y vamos incorporando una capa de cada elemento principal.

Al final queda una composición muy bonita, fresca y saludable.


Tostadas

Tostadas con frutas variadas

Como la receta anterior del yogurt, todos hemos preparado tostadas para nuestros peques. Es una receta muy equilibrada ya que lleva los cereales en el pan, para dar energía, y luego lo complementamos con un lácteo, proteína o fruta encima.

Si queremos que nuestros peques no se cansen de tomar las mismas tostadas siempre y además, las queremos hacer más saludables, os contamos cómo conseguirlo:

Vamos a tener 3 elementos principales:

Base:
Hoy en día tenemos infinidad de panes: de cereales, integral, de nueces… Y no solo podemos usar pan también podemos usar como base galletas, tortitas de arroz…

Crema:
Encima de la tostada podemos poner un ingrediente cremoso como la mantequilla o margarina, mermelada casera o una crema de chocolate.

Frutas:
Recomendamos siempre comer fruta de temporada, que será la más rica. Como en la receta anterior, los peques pueden encargarse de cortar los alimentos. En esta receta, como la fruta está más a la vista os proponemos que hagáis uso de la creatividad y animeis a los peques a hacer formas con la fruta.

Es muy sencillo: vosotros podéis cortar la fruta en láminas de 0,5 o 1 cm de grosor y los peques, con cortapastas pueden hacer formas de estrellas, corazones, redondas…

Quedarán unas tostadas chulísimas y bien ricas 🙂


Como veis, hemos cogido recetas muy básicas y conocidas por todos y les hemos dado la vuelta para que los peques nunca se cansen de tomarlas y puedan participar en su creación.

Ayudándonos en la preparación de las recetas van a aprender el nombre de los alimentos, van a ver la forma que tienen, les podéis contar de dónde salen, mejoran su psicomotricidad y además, es una gran inyección de confianza y autoestima.

Os animamos a que lo probéis en casa y nos digáis cómo fue 🙂