¡Feliz fin de semana familias!

Esta semana pasada fue especial… ¡se acabó el cole!
Ya pasaron los festivales de fin de curso, las despedidas de los amigos y los profes… y ahora toca darle ¡la bienvenida oficial de las vacaciones de verano!

Y no sé si os pasará como a mí… que solo de escuchar la frase “bienvenida oficial de las vacaciones de verano” me han venido a la cabeza mis peques, saltando encima de la cama, enloquecidos por la alegría y la anarquía que le atribuyen a las vacaciones.

Se acabó el ir a la escuela en un horario establecido, ahora tienen infinidad de horas por delante en las que nos reclamarán constantemente nuestra atención y tendremos que perfeccionar nuestra técnica de negociadores para pactar con ellos todas las actividades e ideas que se les pasen por la cabeza.

Hoy os contamos las 3 actividades clave que hemos hecho cada verano en casa para que reine la paz y la armonía en las vacaciones de verano:

1. Calendario de verano:
Establecer una rutina para el día a día

Durante el curso en casa todos tenemos clarísimo qué toca hacer en cada momento: nos levantamos, ducha, desayuno, cole… suma y sigue, pero en vacaciones esta rutina desaparece. Aunque algunos hayamos optado por opciones como un casal de verano, siguen quedando horas llenas de incertidumbre para nuestros peques.

En casa hacemos cada año un calendario especial de verano. En él apuntamos las cosas que haremos cada día. Este calendario lo hacemos entre todos y los peques están más que invitados a decorarlo con pegatinas, a tachar los días una vez han pasado y lo tienen siempre a la vista.

Cada vez que nos vengan a reclamar: ¿y mañana qué haremooooos? echamos un vistazo al calendario con ellos ¡y listos!


2. Los pactos:
Actividades acordadas entre todos

El calendario lo vamos a llenar de actividades que pactemos entre todos. Porque aunque nos guste mucho ir al parque acuático… no podemos ir todos los días 😉

Nosotros nos sentamos toda la familia y apuntamos en post-its las actividades que nos gustaría hacer: desde ir a la piscina, o los días que nos vamos fuera de vacaciones a acciones como leer o jugar.

Con todas las actividades ya definidas las ponemos en el calendario. Una cosa que hacemos y que les encanta a los peques es poner “actividades sorpresa”, marcándolas con un interrogante. Es un comodín para los padres, para poder improvisar alguna actividad distinta que aún no tengáis pensada, y los niños la esperan con muchísimas ganas porque es una sorpresa.


3. Actividades educativas:
Aprender de otra forma en verano

Dentro de las actividades pactadas para el verano, recomendamos incorporar actividades educativas distintas a las que hacen durante el curso escolar.

Los peques llevan 9 meses empapándose cada día de conocimientos, y eso no puede parar en verano, ya que se olvidan de lo aprendido y el próximo curso les costará coger el ritmo. Aún así, eso no significa que les tengamos que encerrar a hacer ejercicios 6 horas al día en verano 😉

Tenemos muchísimas otras alternativas para que refuercen el aprendizaje hecho durante el curso y hasta lleguen con más vocabulario y conocimientos consolidados. (Y sí, se puede aunque parezca ¡misión imposible!)

Para consolidar el aprendizaje de las letras y la lectura podéis dejarles jugar con myABCKit un ratito cada día. Con tan solo 10 minutos al día es suficiente para que veáis el progreso al cabo de los días. Podéis ver otras actividades en el post de los Tips para potenciar el aprendizaje en verano y el post sobre Cómo crear un diario de verano.

Y si vuestros peques os negocian hasta las onzas de chocolate que toman para merendar… echad un vistazo a este post sobre cómo decir “no” de forma positiva 🙂

Esperamos que os sirvan nuestras actividades para poner un poco de orden y armonía a las vacaciones de verano.

¡Que tengáis un feliz fin de semana!