¿Por qué a los niños (y a los adultos) nos gustan tanto los superhéroes?
Los peques sienten verdadera admiración por Spiderman o Ironman mucho antes de que hayan tenido contacto con las películas, inclusive de que hayan leído un cómic.

Hay un elemento de marketing muy obvio, pero también existe un verdadero sentido de admiración por esos seres defensores del bienestar de nuestra raza.

Naeema Jiwani, psicóloga de desarrollo infantil del Instituto de Relaciones Humanas de Dubai dice que “… una de las mayores razones por las que los niños aman a los superhéroes, es el sentido de control y poder que pueden ejercer sobre el mundo de forma superior”.

En ese sentido, hemos investigado las cosas buenas y no tan buenas que los superhéroes aportan a los niños.

 

En defensa del superhéroe ♥

Desarrollo de conceptos clave. El juego de superhéroes ayuda a los niños a desarrollar conceptos tales como lo correcto y lo incorrecto; lo bueno y lo malo. También nos proporciona a los padres la oportunidad de tener conversaciones importantes con los niños.

Aumento de la paciencia. En un estudio realizado en la universidad de Wellesley College en USA, se encontró que el uso de las capas de los héroes, y el oír sobre sus habilidades fantásticas permitía desarrollar la paciencia y retrasar la gratificación a los niños al querer emular lo que su superhéroe haría.

Mayores niveles de imaginación. En el mundo de los superhéroes, todo es posible. Todo ese juego soñado, es un gran ejercicio para el cerebro y la imaginación.

Empoderamiento. “Los niños tienen un control muy limitado sobre muchas áreas de sus vidas y convertirse en un superhéroe en su juego les permite acceder a algún sentido del poder”, explica una especialista en psicología infantil. “Puede ayudarles a actuar y procesar cualquier agitación interna y el sentimiento de impotencia que tienen. Esto puede ayudar a los niños a resolver problemas de poder y control, y les permite resolver o reducir los temores y la ansiedad.”.

Pero, ya sabemos que la gran mayoría de superhéroes lucha por mantener a los malos, delincuentes y transgresores de la bondad a raya… así que también tenemos argumentos para estar en contra.

 

En contra de ellos

Violencia. El superhéroe de hoy es agresivo, sarcástico y rara vez habla de la virtud de hacer el bien para la humanidad. Se fomenta la violencia como casi la única forma de poder arreglar las cosas en un mundo donde si no hay armas y patadas no pueda arreglar nada.

Cada héroe y heroína a su edad. Un niño puede comprender los modelos de conducta social sobre los 7 años. Estos personajes proporcionan modelos que se construyen en batallas del bien contra el mal, cuando la realidad no es así, hay un gama de grises por el medio que los peques antes de esa edad no pueden distinguir con claridad.

Seguridad. Un traje de superhéroe puede provocar super-habilidades percibidas que necesitan una supervisión especial. Los superhéroes pueden dar expectativas poco realistas a los niños, lo que puede conducir a lesiones graves como pretender tirarse de una altura considerable por “querer volar”.

 

Conclusión

Aún y así, creemos que la balanza es muy positiva para estos personajes y rescatamos algunas lecciones de nuestros superhéroes favoritos:

Batman: Cualquiera puede ser un héroe. Batman muestra que no tienes que haber nacido con superpoderes para ser un héroe. Bruce Wayne no puede volar. No es un dios. Sólo lucha contra los malos.

Hulk: Controla tu ira. El señor Green es un buen tipo hasta que se enfada. ¿El mensaje a los niños? Mantenga ese temperamento bajo control o podría meterse en problemas.

Spider-Man: Ser responsable. Como dice el Tío Ben de Peter Parker: “Un gran poder conlleva una gran responsabilidad”.

Iron Man: Nadie es perfecto. Tony Stark carece de disciplina, pero se esfuerza por superar las peores partes de su personalidad con su mente genial y sus buenas intenciones.

 
¿A vosotros os gustan los superhéroes?
Por cierto… tenéis el precioso pack que una de nuestras ilustradoras, Maribel Carod, realizó reinterpretando a los héroes y heroínas más comunes.

¿Qué otro héroe o heroína os gustaría ver?
¡Contádnoslo! En la próxima edición añadiremos más.

¡Hasta la próxima!