¡Las vacaciones de Navidad ya están aquí!

Los días sin cole son un cambio en la rutina de nuestros peques, no tienen que madrugar y pueden pasar más tiempo con la familia y con sus amiguitos. La lectura, durante estos días, es una actividad ideal para mantener a los niños activos mientras disfrutan, además, es un gran estímulo a la creatividad, imaginación, inteligencia y a la capacidad verbal y de concentración de los niños. Si sabemos cómo despertar el interés de nuestros peques, ¡se lo pasarán bomba!

Mamis y papis, la Navidad es una época perfecta para leer junto a nuestros retoños, un buen cuento, sofá, mantita y…, ¡a disfrutar! A través de la lectura podemos compartir las tradiciones familiares, transmitir la importancia de dar y recibir, y disfrutar de las pequeñas cosas de la vida: el mejor regalo que podemos ofrecer a nuestros hijos es crear juntos momentos únicos.

¿Quieres despertar en tus hijos la curiosidad por la lectura? Sigue leyendo que te damos algunos tips para disfrutar en familia de la temporada navideña, y de paso, reforzar el aprendizaje de los peques de la casa:

 

Lee con tu peque

¿Qué mejor época para compartir en familia y para transmitir valores a los hijos? Leer con tu peque es una experiencia perfecta para estrechar vínculos familiares y para compartir más tiempo con ellos.

Aprovecha las fiestas para contar anécdotas de tu niñez, si queridos mamis y papis, nos hacemos mayores y, ¡hemos acumulado grandes historias! Cómo celebrabas la navidad, qué costumbres tenías, cuáles mantienes, será una manera divertida de enseñar valores, ayudarles a desarrollar la capacidad para escuchar y conocer juntos el origen de la familia.

 

Involucra a toda la familia

Si tienes hijos de diferentes edades, propón a los hermanos mayores que lean a los más pequeños. Será una experiencia enriquecedora para todos. También pueden organizar una función de títeres a partir de un cuento, ¡os lo pasaréis pipa!

Anima a los abuelos a contar leyendas o a compartir anécdotas familiares. Muchas familias cuentan historias y relatos que pasan de generación en generación y que no están escritas. Puedes proponerles crear juntos un “libro familiar” donde escriban estos relatos. Los peques de la familia pueden escribirlas e ilustrarlas, construyendo así un libro que pueda ser compartido por futuras generaciones.

 

Regálale lectura

¿Hay un regalo más personal e increíble que un libro? Estas navidades regala un libro a tu hijo, sin duda, será un gran regalo para él. No tiene porque ser un libro nuevo, pásate por alguna librería de segunda mano o abre el baúl de los recuerdos y rescata un antiguo libro de tu infancia, a tu peque le encantará tener algo de cuando su papi o mami eran niños.

Además, es la ocasión perfecta para buscar material de lectura relacionado con los intereses de tu hijo, como la naturaleza, los deportes o el arte. También puedes optar por cómics o juegos de mesa donde haya que leer.

Poder acceder a la lectura a través de distintos materiales y soportes permite seguir formando nuevos lectores. Aplicaciones como myABCKit aportan una experiencia de lectura divertida para que tu peque aprenda jugando.

 

Organiza visitas a la biblioteca

Entrar en una biblioteca es sumergirte en un mundo de fantasía, allí todo puede pasar, lleva al peque durante estas vacaciones y permítele vivir nuevas aventuras: un paseo por la zona infantil despertará su motivación, él decide los cuentos con los que quiere disfrutar y practicar la lectura.

Además, será una oportunidad para conocer un poco más acerca de tu hijo y sus preferencias, también le puedes animar a buscar libros sobre tradiciones especiales o celebraciones de invierno. Quizá al peque le resulte interesante aprender algo nuevo relacionado con las fiestas de navidad en otras partes del mundo.

 

Prepara los viajes

Si viajas durante las vacaciones, aprovecha los lugares que visitáis y las actividades que vais haciendo, para relacionarlas con la lectura.

Busca libros o cuentos ambientados en el lugar al cual viajáis, o sobre personajes de esa ciudad, esto despertará el interés de tu hijo y podrá aprender sobre las costumbres, personas o monumentos importantes del lugar. De esta manera, los peques se podrán sentir identificados y vinculados especialmente con los libros, aumentando su interés y motivación para leerlos.

 

Haz cartas y felicitaciones de navidad con tu peque

¿Hay algo más navideño que escribir la carta a Papá Noel o a los Reyes Magos? Esto y escribir tarjetas de felicitaciones de navidad a familiares son actividades de lectoescritura que tienen un valor particular y, ¡es muy diver! Hace unos días os dejamos el post Postales de Navidad para colorear, allí os podéis descargar las felicitaciones y ayudar a los peques a personalizarlas :-). 

 

Además, resulta significativo compartir con los niños la lectura de otros materiales: historietas, instrucciones de juegos de mesa, los carteles en la calle… Al leer estos materiales con los niños, pueden entender la función de la lectura para comunicarse, comprender y descubrir el mundo.

Si te ha gustado el post y te ha parecido útil, ¡no te lo quedes solo para ti! Pásalo a los amigos y familiares que tengan peques correteando por casa en estas fiestas, ¡feliz lectura familia!

Si te ha gustado... ¡compártelo!